Friday 15th December 2017,
Encuentro de Novios Barranquilla

Mi experiencia con el Encuentro

Mi experiencia con el Encuentro

Por P. Alberto Linero G. Eudista

En estos días estuve compartiendo con unas parejas amigas el fin de semana del encuentro de novios. Desde el sacramento del orden, que vivo con alegría y gozo, compartí con aquellos que viven el sacramento del matrimonio ante un grupo de novios que buscan poder estar listos para vivir de la mejor manera su relación de pareja. Fue una experiencia de preparación para aquellos que había tomado la decisión de vivir más seriamente su experiencia de noviazgo, pero también para aquellos que habían decido ir al altar para recibir de Dios la bendición que les permita vivir para toda la vida juntos. Fue una experiencia de bendición y de crecimiento. Estoy seguro que una de las maneras de tener familias más sanas es que la gente viva bien su noviazgo como una etapa de preparación. Mientras el noviazgo no sea tomado en serio tampoco será seria la vida familiar que ella ocasione. El encuentro de novios es medicina preventiva, es ayudar a los novios a que estén verdaderamente preparados para casarse en el momento que lo decidan.

Desde la experiencia que he vivido en los encuentros de novios, creo que este posibilita tres elementos básicos a tener en cuenta por cualquiera que quiera hacer de su experiencia de noviazgo una experiencia que posibilite decisiones maduras y compromisos serios:

Una, la certeza de que la base de una buena relación es el diálogo; un diálogo abierto, honesto y confiado. Un abrir la mente, el corazón y la vida toda. Un disponerse a aceptar y comprender al otro como espacio de bendición. Un diálogo que trasciende a los pensamientos y las palabras y se da en sentimientos y que es capaz de descubrirnos a la persona que está frente a nosotros y no la que tenemos idealizada en nuestra mente. De hecho el amor todo no es otra cosa que comunicación total. Por ello aprender a dialogar es fundamental para todo aquel que quiera vivir con otro su singularidad y autenticidad.

Dos, la experiencia de estar ante una realidad para construir. Las relaciones afectivas siempre exigen un compromiso y una actitud de dar lo mejor de si. Es necesario dar el mejor esfuerzo por llevar a la realidad todos los sueños e ilusiones que se tiene. Es luchar y sacrificarse en función de construir una realidad que nos realice y nos permita ser felices. Tiene que ser algo planeado. Lo que yo no planeo otro lo planea. Lo que yo no dirijo otro lo dirige. Por eso es importante que no se deje al azar esa etapa tan importante de la vida que es el noviazgo. Tengamos la certeza que en la vida nada es estático, todo va fluyendo y lo ideal es que seamos capaces de ser deliberadamente, conscientes e intencionales nosotros los que la dirijamos en su fluir. El noviazgo exige el compromiso serio y definitivo de dedicarse a ser de la relación lo que uno ha soñado que sea.

Tres, para los que tenemos fe el matrimonio es una alianza de la pareja con Dios. Dios se compromete a estar con la pareja en todas las situaciones de la vida y la pareja se compromete a ser signos visibles del amor de Dios, es decir, a hacer presente el amor de Dios en medio de la comunidad. Que la fidelidad de la pareja (que se ve) transparente la fidelidad de Dios por su iglesia (que no se ve), que el perdón y sanación de la pareja (que se ve) transparente para todos, el perdón y la sanación que nos regala Dios (que no se ve).

Oremos: Señor, danos la posibilidad de abrirnos al diálogo, de saber que estamos para construir nuestra vida y nuestras familias y de vivir siempre en siempre en una alianza de amor. Amén.

Oracional El Man está vivo No. 33 (Julio de 2005)

Por: P. Alberto José Linero Gómez, Eudista

 

TEMA DEL DÍA

 

Al iniciar el mes de junio fui a participar como miembro del equipo de coordinadores del Encuentro de Novios de la Arquidiócesis de Barranquilla a la XVIII Asamblea de este movimiento. Se realizó en Cali. Viví una gran experiencia de familia y de solidaridad. Me encantó ver cómo estamos preocupados por ayudar a los novios a tener una relación llena de valores y de mucho amor.

Es la medicina preventiva. Ya que si los novios tienen una buena relación y se preparan bien para al matrimonio tendrán menos problemas en el desarrollo de éste. Lástima que algunos asuman el noviazgo con irresponsabilidad y más como una experiencia de placer, de satisfacción nada más y se les olvide que en esta etapa de la vida tienen que prepararse para compartir durante toda su vida con Ia persona que han elegido. Los participantes son parejas matrimoniales y sacerdotes que han experimentado. el llamado de Dios de ayudar a los novios, gente que sacrifica su tiempo para entregarlo en ofrenda al Dios de la vida a través del servicio de estos hermanos. Gente joven, alegre, llena de fe en Jesucristo, sobre todo, dispuesta a dar lo mejor de si para que las familias que se están construyendo sean distintas. Les comparto esta experiencia, primero, para invitarlos a formar parte de este movimiento que en su diócesis se dan, pero también para que los que están viviendo como novios o como esposos se cuestionen acerca de la relación y hagan algo para mejorar.

Les propongo que revisen tres aspectos básicos:

  1. El amor, ¿cómo están compartiendo ese sentimiento y esa decisión de entregarse el uno al otro? ¿Son tiernos, amables, detallistas, cariñosos con su pareja? ¿Está pendiente el uno del otro?
  1. La comunicación, ¿saben escucharse y hablarse? ¿Dialogan con facilidad y llegan a acuerdos para desarrollarlos en el futuro? ¿Cuáles son los ruidos más frecuentes en sus relaciones?
  1. La espiritualidad, ¿Cómo está su relación con Dios? ¿Hacen oración juntos?

Creo que estos tres ejes de vida les pueden ayudar a descubrir cómo están viviendo su relación de pareja. Es importante estar cuestionándose y preguntándose qué puede hacer uno para que esa relación mejore. No basta con descubrir los errores sino dar lo mejor de uno para que la cuestión mejore ostensiblemente. Tanto en el noviazgo como en el matrimonio es necesario estar atento a la relación y esforzándose porque ésta mejore.

TAREA DEL DÍA

.Les propongo que si son personas casadas o están de novios estas preguntas y las compartan con su pareja. Si no son casados invito a hacer una oración por aquellas parejas que están en crisis y no saben cómo solucionar sus problemas.

Leave A Response

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.